lunes, 22 de mayo de 2017

Londres con niños: diario de viaje

Hola buenos días. 

Hace un par de semanas en este post, os dí unas pinceladas/consejos de lo que fue nuestro viaje a Londres la pasada Semana Santa.

Estuvimos 5 días. Bueno, quitando los viajes, 4 días enteros disfrutando de la ciudad. Aunque Londres tiene miles de cosas por ver y por hacer, si vais con niños (y con abuelos) como fue nuestro caso, 4/5 días son suficientes para venirse con una idea general de lo que es la ciudad.
Sé que Londres tiene mil lugares, mil rincones, mil museos. Pero como os digo, para hacerse una idea general y eso sí, andando mucho, da tiempo a ver muchas cosas. Os cuento cómo fueron nuestras rutas por si os sirven de guía. Vamos allá.

Día 1: Llegada, Trafalgar Square, Convent Garden y Picadilly Circus
Llegamos a Londres a las 13:30h y en poco menos de una ya estábamos haciendo el checking en el aparta-hotel. Ya os conté que estuvimos maravillosamente alojados en el Citadines Trafalgar Square.

La verdad es que teníamos ganas de aprovechar el tiempo, así que prácticamente dejamos las maletas y nos echamos a la calle.

Como os conté en el post anterior, nuestro hotel estaba ubicado en pleno centro lo cual nos permitió llegar a muchas de las principales zonas andando. Todo un lujo.

Y que mejor que comenzar nuestra ruta londinense por Trafalgar Square. Probablemente una de las más importantes y animadas de la ciudad.

Presidida por la National Gallery y con el Big Ben al fondo, los leones que bajo la Columna de Nelson son el lugar ideal donde a los peques de la casa les encanta sacarse mil fotos.
Como nos daba tiempo antes de cerrar (acordaros que todos los museos los cierran a las 18:00 menos los viernes) decidimos entrar en la National Gallery con el fin único de ver "Los Girasoles" de Van Gogh. La verdad es que la pinacoteca es un poco liosa y se pierde mucho tiempo entre pasillos, pero merece la pena. Nosotros con los chicos estuvimos una hora. Pero mis padres volvieron el viernes un buen rato.

De ahí caminamos hasta la zona de Convet Garden. Hay poco más de 5 minutos andando. Antiguo mercado de flores, frutas y verduras desde 1660, actualmente es una zona con mucho encanto donde además de haber tiendas pequeñas e ideales, hay muchos puestos de comida. Y todo ello con animadas actuaciones de magos y hasta cantantes de opera.

Seguimos hacia Leicester Square, plaza conocida por estar rodeada de cines y teatros donde se hacen los grandes musicales de Londres.

Y un poquito más adelante, está la archifamosa Picadilly Circus. Eso sí, las pantallas luminosas han desaparecido porgue las van a sustituir por unas nuevas más modernas. Así que la verdad, la plaza ha perdido gran parte de su encanto.

Y eso es lo que dio de sí la primera tarde. Bien aprovechada sin duda.

Día 2. Londres clásico, Harrods y Museos
Amaneció soleado y con una temperatura estupenda, así que tras un buen desayuno, la primera parada estaba clara: ir hacia "Buckingham Palace", situado a 15 minutos andado desde nuestro hotel. Es un paseo muy chulo por The Mall.

Y cuando llegas allí, te encuentras con la marabunta. madre mía que de gente había. Esperaban el cambio de guardia, pero no nos quedamos.

Y fue genial no hacerlo porque sin querer llegamos a la zona donde se preparan para salir. Y allí estaban desfilando con la banda de música. Así que pudimos ver cómo lo hacen y sin nada de gente. Muy curioso la verdad.
Caminamos por la parte sur de los jardines de St. James (que bonitos y que cuidados los tienen) hasta llegar a ese punto maravilloso donde toooodos nos hacemos fotos: las típicas cabinas rojas con el Big Ben al fondo.

La verdad es que es una zona preciosa donde se ubican las casas del Parlamento y la abadía de Westminster.  Ambas se pueden visitar pero las entradas nos parecieron muy caras así que sólo las vimos por fuera.

Llegamos hasta el tristemente famoso puente de Westminster donde días antes se había producido el atentado, para ver el Big Ben desde abajo y admirar las vistas del Támesis y del London Eye.
De ahí, hasta Downing Street (donde vive la en este caso, primera ministra y del que no se ve nada de nada, pero es parada obligada) y seguido está el Horse Guard Palace, un campo de desfiles pero que lo que tiene de "molon" para los niños es que están los guardias montados a caballo para hacerse fotos con todo aquel que quiera.

La mañana estaba echada así que tras comer en un restaurante italiano 100% sin gluten (en  mi otro blog, Disfrutando Sin Gluten os cuento lo bien que comimos), cogimos un bus y nos dejó en la puerta de Harrods.

Harrods es inmenso así que nos básicamente nos centramos en el mercado de abastos de la planta baja, realmente alucinante; y la planta de los souvenirs.

De allí bajamos andando por Bromptom Rd. hasta la confluencia con Exhibition Rd. donde están el Museo de Ciencias Naturales y Museo de la Ciencia.

En el primero no entramos ya que aunque dicen que es espectacular, hace dos años estuvimos en el de Nueva York y dicen que son muy similares. Así que optamos por entrar en el de ciencias. Y si os digo la verdad, nos decepcionó un poquito. Creo que el de Barcelona o el de San Sebastián son mas interactivos y divertidos para los niños. Pero bueno, como son gratis, allí estuvimos como hora y media. Y mientas mis hijos correteaban de lado a lado, los mayores descansábamos un rato.
Eran las 6 de la tarde cuando salimos de allí y nos encaminamos hacia Hyde Park. Nos dimos un paseo por él hasta llegar al Royal Albert Hall. Precioso. Lo malo es que lo están reformando y no lo pudimos ver en todo su esplendor.

Y con esto y un bizcocho, el día estaba hecho. Agotados volvimos al hotel.

Día 3. Torre de Londres, la City, Southbank y Hamleys
El cielo amaneció gris pero la temperatura estupenda, así que de nuevo para las 9:30 estábamos en la calle.

Cogimos el metro y directos a Torre de Londres. Aquí llevábamos las entradas cogidas on-line porque se suelen organizar grandes colas y además son un poco más baratas. También os digo que a la hora que llegamos, apenas había gente. Hay una entrada familiar (2 niños y hasta 3 adultos) que nos costó 59L (unos 70€).

Y que queráis que os diga. Nos encantó. Las Joyas de la Corona son una pasada y el resto de edificaciones con parte de la historia de Londres está muy bien. Da para un par de horas la mar de entretenidas.

Cuando sales, las vistas del Puente de Londres y del Támesis son preciosas. Frente a la torre está el City Hall y el HMS Belfast, un barco museo de la Marina Real Británica.
Nosotros no lo cruzamos porque tras salir de la Torre, teníamos una de las visitas más chulas que hemos hecho estos días: la subida al edificio que llaman "Walkie Talkie" donde en su planta superior, creo recordar que la 35, se encuentra el Sky Gardens un maravilloso mirador del que observar tooooda la ciudad. Y lo mejor de lo mejor: ¡¡es gratis¡¡

Aquí tengo que darle las enormes gracias a Ana de  Celebra con Ana, ya que tras su relato de su viaje familiar a Londres el año pasado, me descubrió este maravilloso lugar.

Lo único que hay que hacer es un par de semanas antes reservar hora a través de su web, estar allí 10 minutos antes y listo. De verdad que merece la pena porque las vistas son realmente impresionantes. Hasta a mi madre, que tiene vértigo y le dan miedo, le alucinó.
Al bajar nos fuimos a comer a uno de los restaurantes del "Leadenhall Market" uno de los lugares donde todos los financieros de la city bajan a comer diariamente y donde se han rodado varias imágenes de una de las películas de "Harry Potter".

Como sosmo una familia de "caminantes", tras la comida atravesamos "La City" hasta llegar a la Catedral de St.Paul. Tampoco entramos ya que David y yo la habíamos visto en nuestro anterior viaje a Londres.

Justo frente a la Catedral, está el Milenium Bridge que cruza el Támesis hasta llegar a la Tate Modern. Entramos para ver la inmensa sala de turbinas, un espacio gigantesco y vacío y aprovechamos para ir al wc. Y de allí, caminando por lo que llaman el "Southbank" llegamos hasta el  "London Eye", la famosa noria que construyeron en el año 2000. Teníamos dudas de si subir o no. Pero las colas para coger entradas eran infernales (se pueden coger on-line) y además, tras haber tenido las vistas espectaculares desde el "Sky Gardens" ese mismo día y teniendo en cuenta lo carísima que es, cerca de 30€ por persona por media hora, decidimos pasar.

Los chicos empezaban a protestar por el cansancio pero como aún no queríamos ir al hotel, optamos por coger un metro y directos a Hamleys, una inmensa juguetería en pleno Regent St. donde a mis hijos se les pasó el cansancio al momento.

Tras más de una hora disfrutando de todos los juguetes inimaginables y comprarse los peques un par de caprichos, dimos por finalizado nuestro día. Bueno, David y yo aprovechando que estábamos con los abuelos, salimos a cenar "de novios", pero esa es otra historia. Jajaja

Día 4. Candem Town, Oxford St., British Museum y London Eye
Metro directo y en 20 minutos estábamos en "Candem Town" uno de los mercados callejeros más famosos de Londres.

Hicimos bien en ir pronto porque dos horas después, cuando nos íbamos, las hordas de gente que llegaban eran alucinantes. No quiero imaginarme que puede ser eso en fin de semana.
La verdad es que los mercadillos de Londres son un "must". Yo conocía el de Notting Hill de nuestro otro viaje. Pero creo que Camden me gustó más.

Tiene una parte muy turística llena de puestos donde venden los típicos souvenirs. Por cierto, más baratos que en el resto de la ciudad así que si queréis comprar alguno, aprovechad a hacerlo allí.

Pero además hay muchos, muchísimos puestos de artículos verdaderamente curiosos y chulos en los que merecen la pena detenerse un buen rato.

Por supuesto, la decoración de las casas es genial. A mis hijos les encantó.

Y de allí metro hasta Oxford y Regent St. zona de compras por excelencia en Londres.
Entramos en unas cuantas tiendas como en la maravillosa Lush (de jabones artesanales y bombas de baño geniales donde hasta mis hijos se lo pasaron en grande); en "Top Shop" y en un "H&M" espectacular. Pero la verdad, mi madre y yo no pudimos recrearnos en ellas con calma y tengo que reconoceros que me he quedado con ganas de compras. Tendremos que hacernos una escapada de chicas... jajaja.

Tras comer, nos quedaba uno de los grandes planes del viaje: la visita al British Museum. Me esperaba mas gente. La había, pero pudimos ver todo muy bien. Mi padre, un enamorado del arte griego, alucinó con los frisos del Partenón. La verdad es que cuando los ves, piensan que deberían estar en su lugar real. Pero tal y como están las cosas, igual de no estar preservados, ni existían.
Sea como sea, es maravilloso museo para darnos cuenta de lo grande que puede llegar a ser el ser humano. Entretenido para los niños, la zona de las momias es lo más.

En un par de horas estábamos realmente cansados así que decidimos coger un bus hasta la parada más cercana al Big Ben y volver a esa zona tan bonita. Cruzamos el puente de Westminster hasta el London Eye y allí nos pasamos un buen rato disfrutando de las vistas del Parlamento y del ambiente que tiene esa zona.

Y cuando comenzó a refrescar, en 10 minutos andando estábamos en el hotel.

Día 5. Soho, Chinatown, Picadilly
Con todo lo que llevábamos en nuestros planes visto, esta última mañana antes de volver a casa nos dedicamos a recorrer el Soho, con sus miles de restaurantes y de tiendecitas preciosas; paseamos por la archi conocida "Carnaby Street", por Chinatown; volvimos a Picadilly y a Leicester Square; dedicamos un buen rato a la "Lego Strore" y a la tienda de "Emanen´s"; disfrutamos del ambiente, que al final, es de las mejores cosas que tiene Londres.

Como era el día St. George, nos dimos una vuelta de nuevo por Trafalgar Square, donde habían instalado un escenario (por la tarde tocaba la sinfónica de Londres) y había montones de puestos de comida y gente con banderas de Reino Unido por todos lados.
Y tras comer, de nuevo a Heatrow para unas horas después, llegar a nuestra Pamplona cargados con una maravillosa experiencia en Londres.

Como os decía al principio, este viaje me ha servido para reconciliarme con la ciudad. Para disfrutar viendo como a mis hijos le encanta cada vez más viajar; para emocionarme viendo como mi padre les explicaba a sus nietos la historia de los antiguos egipcios. En definitiva, un viaje increíble que siempre se quedará en nuestra memoria.

Espero que os haya gustado mi relato y si vais a Londres con niños, os pueda servir como pequeña guía de viaje. Con cariño
Helena

lunes, 15 de mayo de 2017

Tarta Comunión Clasica

Hola buenos días. 

Estamos justo en mitad de Mayo. Así que eso quiere decir decir que la época de las comuniones está en pleno apogeo.

Un año más, tengo que dar las gracias a todas las mamas que confían en mi trabajo para ese día tan especial en la vida de sus pequeños o pequeñas. Y ojo, que nombro sólo a las mamas porque os puedo asegurar que en el 100% de los casos son ellas quienes se ponen en contacto conmigo para estos menesteres.

La verdad es que cuando me preguntan que es lo que se suele hacer para las comuniones, lo habitual, no se muy bien que responder porque ¡¡para gustos los colores¡¡.

Me explico: hay quien quiere una tarta clásica como la que hoy os voy a enseñar; o quien tiene claro que la tarta tiene que plasmar los gustos más especiales de su hijo precisamente en en es día en el que son los protagonistas; galletas que van desde los pequeños vestidos con su traje de comulgar hasta balones o imágenes de su grupo musical favorito.

Y ese es precisamente el éxito: personalizar como cada uno quiere ese detalle especial para ese día especial.

Dicho lo cual. hoy vamos como os decía antes con una tarta de las que yo llamo "clásica" y que me encantan.

Yolanda, la mama de Celia, le iba a preparar a su niña una mesa dulce en tonos perla con topitos en rosa, así que la tarta tenía que ir en consonancia con ella. Sencilla, elegante y con la niña modelada. Además no nos debíamos olvidar del violín que a ella tanto le gusta tocar. Con todo ello, el resultado fue éste. 


El bizcocho era de de chocolate relleno de swiss merengue buttercream de nutella. Una vez más, lo sé. Pero es la combinación ganandora, sobre todo cuando hay niños de por medio.

La parte de arriba era falsa, para que Celia se pudiese guardar el modelado de su niña de comunión perfectamente.

Es todo por hoy. Nos vemos el próximo lunes.
Un besote
Helena

lunes, 8 de mayo de 2017

Tarta Patrulla Canina

Hola buenos días.

El pasado 30 de Abril, Alex cumplió 3 años.

Y como todo niño de esa edad, los dibujos de la patrulla canina son su debilidad.

Según mi prima Miren, madre de la criatura, tiene todo el día a los perretes en su boca y cree realmente que se les puede llamar si tenemos algún problema. ¡¡Bendita ingenuidad¡¡

Hace ya como un par de meses, un día que fui a "Primark" a comprar calcetines para mis hijos, ví una camiseta de la "patrulla" y decidí comprársela y dársela el día de su cumple.

Todos sabemos que a los niños eso de regalarles ropa es poco menos que lo peor que se puede hacer. Pues bien, en este caso Alex ha decidido que esa camiseta sea "LA CAMISETA". No se la debe quitar y tiene a todos los niños dela guarde envidiosos por ella... jajaja, me parto.

Y claro, con todo ello, la temática de la tarta de este año no dejaba lugar a dudas: super tarta de patrulla canina marchando. La verdad es que hay mil tartas sobre estos dibujos en la red, así que coger ideas para hacerla fue fácil.


El bizcocho era la parte de abajo de la tarta: chocolate relleno de swiss merengue buttercream de nutella. 12 cms de altura tenía. El resto era falso. Ya sabéis que me encanta hacer esto porque es una manera genial de poderse quedar con un recuerdo.

En este caso, los perritos y la torre de control los hice de papel comestible y para que quedasen bien, por detrás les puse pasta de goma. A mí me encantan hacer los detalles modelados pero cuando falta tiempo, esta es una buena solución y queda realmente bien.

Es todo por hoy. Nos vemos el próximo lunes. Un besote y gracias como siempre por estar ahí.
Helena

lunes, 1 de mayo de 2017

Londres con niños: consejos e ideas

Hola buenos días.

Si me seguís a través de Instagram, ya sabréis que este año las vacaciones de Semana Santa las hemos pasado en Londres. 

Los viajes siempre son geniales y especiales. Pero este si cabe lo ha sido aun más por dos cosas.

- La primera es que yo necesitaba desquitarme de esta ciudad. La visité en 2004 cuando aún no sabía que era celiaca. Pero los síntomas de la enfermedad decidieron hacerse patentes y evidentes en aquel momento. Así que me pegue la mitad del viaje en los diversos wc que me iba encontrando. Conclusión: Londres no me gustó nada de nada.

- El segundo motivo es que este viaje además de con nuestros hijos, lo hemos hecho con mis padres. Y ha sido genial.
Tengo muchísima información que daros de que hacer en Londres con niños. Así que como siempre, haré un par de post.

En este primero os doy tips básicos para organizar el viaje. Y el el siguiente, os contaré que rutas hicimos durante los 5 días que allí estuvmos. Así que vamos allá.

Vuelos y Transporte desde el Aeropuerto
Por cercanía, esta volamos desde Bilbao con "British Airways". Es un vuelo corto así que y en menos de dos horas estábamos en Londres. 

Como hacemos siempre, al llegar allí teníamos contratado un servicio de transporte hasta nuestro alojamiento. En este caso con Iberotransfer. Ambos viajes (ida y vuelta a Heathrow) nos costaron 165€. Teniendo en cuenta que éramos 6 personas, está muy bien. En 40 minutos, estábamos en nuestro apartamento.

Alojamiento
Londres es caro. Y el alojamiento más aún. Hay que valorar muchas cosas pero para nosotros era primordial que fuese un aparta-hotel con cocina y que estuviese céntrico.

Cuando te alojas en el centro de una gran ciudad, sube el precio. Pero el tiempo es oro y el trasporte de Londres caro también, así que lo uno por lo otro, a nosotros nos acabó compensado con creces pagar un poco más pero estar "en el meollo".

Nuestra elección fue el Citadines Trafalgar Square y no pudo ser mejor. 
Es un hotel con apartamentos. Al ser 6 personas, el nuestro en concreto era de dos habitaciones, un baño, un aseo, una cocina y un salón con sofá cama. Bonito, amplio, limpio, confortable y lo mejor de todo: a 2 minutos andado de Trafalgar Square; a 10 minutos del London Eye y del Parlamento y a 15 de Picadilly Circus. Vamos, en pleno centro donde poder ir caminando a casi todos los sitios turísticos. 

Moverse por Londres
Como os decía antes, el transporte dentro de Londres es bastante caro. Y además depende de las horas a las que viajas (si es en hora punta o no) las tarifas cambian.

Lo mejor si se está menos de una semana es sacarse una Oyster Card. Es muy sencillo sacarla pero en el enlace que os he puesto os lo explican perfectamente.

Se trata de una tarjeta en la que cargas el dinero que quieres y te sirve para el metro y para el bus. Cada vez que subes en ellos va descontando el importe correspondiente y si necesitas más, se puede recargar. Cuando acaba tu viaje te devuelven lo que te ha sobrado (siempre que te queden menos de 10€ y la hayas sacado 3 días antes de la devolución). Por cierto, al sacarla te piden una fianza de 5$ que también te devuelven.
Para que os hagáis una idea, nosotros cargamos 20 libras cada adulto (los niños mejores de 11 años no pagan nada en el transporte público de Londres) y aún nos devolvieron 2,80L (más la fianza, por supuesto). 

El metro es estupendo para distancias largas. Nosotros lo cogimos para ir a la Torre de Londres y al mercado de Candem. Pero lo que más hemos cogido han sido los buses. La flota que tienen es simplemente maravillosa y si no se tiene prisa, montarse en uno (sobre todo en la parte de arriba, por supuesto) y disfrutar de la ciudad es genial. 

En este enlace tenéis planos de metros, de buses y metiendo dos puntos, os indica como ir a ellos de la mejor manera.

Comer en Londres
Este punto yo lo llevaba muy controlado. Con dos celiacos en la familia, la improvisación no entra en nuestros planes si de comida hablamos. Así que si queréis saber donde hemos comido de manera genial y sin gluten, aquí tenéis toda la información

De todos modos, será por sitios donde comer. Y las cosas como son: si uno no es demasiado exquisito y está dispuesto a por unos días, saltarse la dieta mediterránea, hay mil lugares donde comer decentemente y barato.
Restaurantes, pizzerías, mexicanos, pubs típicos ingleses, puestos callejeros... Y por supuesto supermercados donde encontrar sándwiches, muy decentes por cierto. Todo esto os vais a encontrar cada 3 pasos que deis.

Y será por deformación profesional o porque me encanta el dulce. O por ambas cosas. Pero los escaparates de algunas bakerys eran para darte un patatús. Por supuesto nos compramos macarons de "Ladureé" y las cosas como son, años luz de cualquier otro (por cierto, son 100% sin gluten).
También visitamos la "HummingBird Bakery" del Soho. Su libro de recetas es uno de mis básicos reposteros y todas las que he hecho, nos han encantado. Eso sí, aquí la parte celiaca de la familia nos quedamos con las ganas porque no había nada apto para nosotros.

Horarios
Sabemos que en Londres es una hora menos que en España. Y los londinenses llevan su "horario europeo". Pero teniendo en cuenta que hablamos de una de las ciudades más potentes del mundo, no tendréis problema en comer a cualquier hora del día.

Con respecto a los comercios, a las 18:00h cierran todo. Y cuando digo todo, es todo, incluido el famoso Harrods. Así que si vais de shopping, tenedlo en cuenta.
Lo mismo pasa con los museos o los lugares turísticos: a las 17:30 h suele ser la última hora de entrada. A excepción de los viernes donde los museos abren hasta las 21:00 h.

Museos y entradas a los lugares turísticos
Gratis. Los grandes museos de Londres son gratis. 

Y sí, hablo del "British Museum", de la "National Gallery", el "Museo de Ciencias Naturales" o el "Museo de la Ciencia". Lo cual es una genial porque te permite entrar un ratito, ver algo que te apetece en concreto y salir. 

Otros lugares turísticos en cambio sí que son de pago, como la Abadía de Westminster o la Catedral de San Paul, donde nosotros no entramos.
Sí que lo hicimos en la Torre de Londres. Totalmente recomendable si vais con niños a Londres. Hay además pases familiares (creo recordar que 2 adultos hasta 3 niños cuestan unos 65€). Os hablaré con detenimiento de ella el próximo día pero sí que os recomiendo coger entradas on-line ya que además de ser más baratas, te evitas las largas colas que se suelen organizar.

Tampoco subimos al London Eye. Tuvimos dudas pero nos pareció muy caro. Y sobre todo, gracias a los consejos de Ana de "Celebra con Ana" ya habíamos visto Londres desde las alturas. Y gratis. Os lo cuento el próximo día también.

Disfrutar de la ciudad
Londres me ha encantado. Tras esta segunda visita, puedo decir que me he reconciliado por completo con la ciudad. 

Tiene de todo: imágenes de lugares que diariamente vemos en la tele; museos maravillosos; ambiente de una gran urbe con multiculturalidad por doquier; lugares pintorescos y especiales. 

Hay que callejear; perderse por el Soho; oler las comidas de Chinatown; hay que sentarse delante del Támesis y ver pasar el tiempo; hay que hacer compras, por supuesto. Si vais con niños, la juguetería Hamleys en Regent St o la tienda de M&Ms que está entre Picadilly Circus y Leicester Square son fundamentales.
Londres, maravillosa Londres.

Espero que os hayan gustado mis recomendaciones.

El próximo día os haré una guía de lo que nos dieron de sí a nosotros los 5 días de viaje. Un besote grande.
Helena

lunes, 24 de abril de 2017

Tarta "Historias Corrientes"

Hola buenos días.

¿Que tal ha ido las vacaciones de Semana Santa? 

Aunque para la mayoría de vosotras la semana pasada ya fue lectiva y de trabajo, aquí en Navarra los niños tuvieron vacaciones esa precisamente. Así que ha sido cuando nosotros nos hemos hecho una escapadita a tierras Londinenses.

Tengo mil cosas que contaros sobre nuestro viaje. Que ha sido doblemente especial porque lo hemos hecho además con mis padres. Pero será otro día. Hoy vamos con lo importante.

El pasado 10 de Abril fue sexto cumpleaños de Martín. "Super Martín".

El rubiales más espabilado que conozco es el hermano de uno de los mejores amigos de mi hijo mayor. Nació cuando estos ya estaban en el cole por lo que lo conozco como dice él mismo: "desde que estaba en la tripa de mamá".

No os podéis imaginar la gracia que tiene este niño. Tierno, simpático, mimoso con su madre. Pequeñito en tamaño pero grande en imaginación. ¿Se nota que tengo debilidad por el no? jajaja.

Pues bien,  Martín desde que era muy pequeño siempre ha tenido fascinación por los vaqueros. Y de ahí las dos tartas que le he hecho años anteriores, esta y esta.

Pero este año para su cumple quiso una tarta de los personajes de sus dibujos preferidos: Mordecai y Rigby de "Historias Corrientes". Dibujos que a mí personalmente me horrorizan pero que a los críos de entre 5 y 12 años incomprensiblemente les encantan. En fin, supongo que será diferencia generacional.



La tarta era un bizcocho de chocolate negro relleno de swiss merengue de mango. Me encanta esta combinación de sabores entre lo dulce y lo ácido. Es espectacular.

La parte de arriba era falsa, para que Martín se la pueda guardar de recuerdo. Y todos los detalles de los personajes esta no los modelé sino que los hice de papel fondant comestible. Y la verdad, me encanta el resultado. 

Es todo por hoy. Nos vemos el próximo lunes.
MUAKKKK
Helena